miércoles, 5 de junio de 2013

Ensayo de la Divina Comedia por Dante Alighieri

DANTE ALIGHIERI Y SU FANTASTCIA OBRA LA DIVINA COMEDIA PUEDEN SER TAL VES EL MEJOR AUTOR Y OBRA DEL SIGLO IV, YA QUE NO SOLO ES UNO DE LOS MEJORES POEMAS EPICOS DEL MUNDO SINO QUE INTRODUJO UN ESTILO DE POESIA TOTALMENTE DIFERENTE EL DOLCE STIL NUOVO
              “La expresión dolce stil nuovo proviene de la Divina Comedia de Dante, concretamente del Purgatorio («Di qua dal dolce stil novo ch' i' odo»)  y de allí es de donde el poeta florentino Bonagiunta da Lucca denomina así la obra de Dante en contraposición a la lírica trovadoresca.”[1]
 En la Divina Comedia vemos tres partes diferentes compuestos a lo largo de la vida de Dante el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso asumiendo que este último fue finalizado a la muerte del autor. Dante Alighieri es considerado uno de las cuatro mejores autores del mundo siendo la Divina Comedia la culminación brillante de una vida culta. Podemos ver que este viaje imaginario es la purificación del ser humano y cada parte desde la Selva Negra hasta el Paraíso representan la encrucijada de la vida de un hombre que ha perdido el camino y su viaje espiritual que lo ayudará a convertirse en un mejor hombre. Podemos ver la Selva Negra como el pecado, pues Dante se encuentra perdido y la entrada en la Selva representa exactamente la decadencia del ser humano. El Infierno lo vemos como el peso de las pasiones del ser humano y el Paraíso la reivindicación del hombre al llegar al Paraíso significa la salvación, significa que Dante ha encontrado de nuevo el camino. Incluso los mismos personajes Dante, Beatriz y Virgilio representan algo por sí mismos algo, Alighieri simboliza al hombre extraviado que anhela su perfección, Beatriz simboliza la Teología; la gracia divina que redime a los hombre y Virgilio, representa la ciencia, la razón que guía; símbolo del amor humano. Finalmente el viaje imaginario de Dante es una alegoría de la purificación del alma, y de la consecuencia de la paz bajo la guía de la razón y el amor. “Para muchas personas en la época medieval Dante Alighieri no fue un poeta ni autor, para muchos fue un profeta”[2]   Esta obra puede describirse como una alegoría en la que cada canto puede tener diferentes significados. La estructura del poema es bastante compleja, siempre haciendo excesiva referencia al número 3 y a la trinidad en general. El poema a menudo, en su afán por alabar las cualidades humanas, también deja una notable crítica a la Florencia de la época y a su sistema político y de gobierno. Dante se inspira en personajes reales de la antigua Grecia y de la antigua Roma. Hace hincapié en algunos de los pecados y así relata en el primer círculo del infierno, como los paganos que persiguen el honor a toda costa son castigados eternamente. “Del mismo modo, en el tercer círculo, Dante deja bien claro en la parte donde Ciacco y otros glotones son castigados por su enorme apetito, que se está haciendo una clara referencia alegórica a los políticos florentinos, que igualmente eran considerados por el pueblo como personajes de excesos en el beber y de excesos en el comer.”[3] Para llevar a cabo mi ensayo me basaré en búsquedas en internet, en teorías vistas y copiadas en la clase de Literatura dictada por el Prof. Gustavo Adolfo Moncayo y en el libro “La  Divina Comedia”.
Para empezar mi ensayo explicaré lo referente al Dolce Stil Nuovo. Este nuevo tipo de lírica tiene como tema principal el amor al que concibe de forma nueva, terminando con la idea feudal del amor que es sustituida por la de la libre entrega amorosa y no impuesta, matrimonio es la unión impuesta por intereses ajenos al sentimiento, mientras que la unión ilícita es libre y consecuencia de la afectividad. Se desea unir ese amor a la mujer al amor de Dios; la perfección de la amada es la prueba del poder de Dios. La amada puede ser el camino para la salvación del amado.  “El mejor representante del Dolce stil nuovo es Guido Cavalcanti, que intenta incorporar toda la cultura de entonces al tema del amor, al que trata más de definir que ejemplificar.”[4] Guido Cavalcanti, hace una exaltación del amor en forma teórica y abstracta. Entre los autores más destacados de este género encontramos a Dante Alighieri con sus obras: Vita nuova; es una obra en prosa, con treinta y un poemas insertados de dolce stil nuovo, en la que se cuenta el encuentro del poeta con su amada Beatriz, el enamoramiento y la exaltación idealizadora, con discusiones sobre ese amor con otras mujeres, visión en sueños de la muerte de Beatriz, noticia de su muerte efectiva, dolor, alabanza de Beatriz en el cielo y consolación de otra mujer que está a punto de conquistar su amor, pero el poeta mantiene su fidelidad póstuma.
Convivio; tiene como tema también el amor, el amor es intelectual, metafísico, casi teológico.
Divina Comedia; cuenta el recorrido que el poeta hizo por el Infierno y el Purgatorio acompañado de Virgilio, y por el Paraíso acompañado de Beatriz.
Francesco Petrarca: “Fue un lírico y humanista italiano, cuya poesía dio lugar a una corriente literaria que influyó a autores como William Shakespeare y Edmund Spencer. Tan influyente como las nuevas formas y temas que trajo a la poesía, fue su concepción humanista con la que intentó armonizar el legado grecolatino con las ideas del Cristianismo.”[5],  es autor de numerosas obras, tanto en latín como en italiano. El Cancionero fue compuesto desde 1330 hasta el año antes de la muerte del autor; contiene diversas composiciones líricas dedicadas en su mayoría a Laura, divididas en dos capítulos; “in vita” e “in norte”. El cancionero no presenta originalidad psicológica.
Ausias March: “Fue uno de los poetas más importantes del Siglo de Oro Valenciano y de la literatura en catalán.”[6] Sus poemas más importantes son los de problemas amorosos y los de conciencia filosófica y religiosa, que tienen una gran trascendencia y profundidad, sus temas preferidos. Destaca el amoroso. Escribió una serie de Cantos Morales, de Amor y de Muerte. Sus seis cantos de muerte plantean graves problemas de conciencia ente el enigma del más allá. Su canto espiritual es el más famoso y es una oración y confesión de la flaqueza de su voluntad y el temor a la condenación eterna. Ausias March es el primer poeta culto que escribe en lengua catalana pura, su estilo es duro y hasta tosco. A veces es difícil de comprender porque condensa o retuerce excesivamente sus ideas para incrustarlas en el estrecho cauce de sus diez silabas y de la rima. Dante y Petrarca han influido levemente en lo más externo de la poesía de Ausías March.
De este nuevo estilo de literatura podemos concluir que se enfoca en el amor del ser humano en un estado puro, alejado del matrimonio, significa la libre entrega amorosa y no obligada y como este amor puro tiene la capacidad de salvar al hombre llevándolo por el camino del bien; esto es exactamente lo que ocurre en la “Divina Comedia”, Dante como el enamorado extraviado y Beatriz como la clara representación de la Teología, que viene de forma salvadora a ayudar a su amado que se encuentra en incertidumbre. En pocas palabras el amor del hombre es visto como el poder salvador de Dios.
Desde el punto de vista del análisis literario, cabe destacar que el poema entero está escrito en primera persona y narra el viaje de Dante a través de los 3 reinos de los muertos y que comprende desde la noche del viernes santo hasta el miércoles después de semana santa, dentro de la primavera del año de nuestro señor de 1300. El poeta Virgilio le guía a través del infierno y del purgatorio y a través del paraíso lo hará una mujer llamada Beatriz, que se sabe que fue una mujer florentina a la que Dante conoció en su infancia y de la que quedó perdidamente enamorado. Tanto durante el episodio del infierno como el del purgatorio, Dante hace referencia continua al pecado y a la penitencia. Destaca también que la última palabra de las tres partes siempre es "stelle" que significa "estrellas". “El principal asunto del poema más célebre escrito por el italiano Dante Alighieri, versa sobre la actuación del hombre en el mundo acerca de la responsabilidad de sus actos en relación con el fin último a que tiende, que es Dios”[7]
A continuación explicaré las diferentes partes que componen la Divina Comedia: Infierno, Purgatorio y Paraíso.
 “Por mí se va a la ciudad del sufrimiento. Por mí se va al dolor eterno. Por mí se va a las razas malditas. . . ¡Aquí acaba la esperanza!”[8].
Infierno: El poema del infierno comienza la noche anterior al viernes Santo del año 1300. Dante de 35 años de edad, es encontrado por Virgilio en un estado de depresión y con constantes alusiones al suicidio. Dante, enfermo de locura es atacado por diversos animales (un león, un leopardo y una loba) es incapaz de encontrar el camino recto y además está completamente arruinado. Comienza así un viaje por el inframundo acompañado por Virgilio en el que tendrá que caminar de espaldas al camino para no ver el camino que está por delante. Esta alegoría representa el infierno y cómo el alma es conducida tras el pecado, siendo las 3 bestias una representación de tres pecados, la auto-indulgencia, la violencia y la maldad. Del mismo modo, estos 3 pecados también son representados en las tres divisiones del infierno de Dante, que son: El infierno superior (5 círculos) para los auto indulgentes, lo círculos 6 y 7 para los pecados de los violentos, y los círculos 8 y 9 para los pecados maliciosos. “Los impíos sufren allí eterno remordimiento y castigo”[9]. Desde donde se mire, el Infierno este siempre será y va a ser un lugar macabro y tenebroso en donde la escoria de la sociedad va a ser castigada por sus propios actos de alejarse de Dios, a través del viaje de Dante vemos que sufre crisis y cae en depresión muy a menudo a lo largo de su viaje por estos nefastos paisajes.
“La nave de mi ingenio, dejando detrás de su estela un mar cruel, despliega sus velas al encuentro de mejores aguas. Así podré cantar aquel reino donde se purifica el espíritu humano y, haciéndose mejor, puede aspirar a la gloria de Dios”[10]
Purgatorio: Dante localiza el Monte Purgatorio en una isla del hemisferio sur surgida de las aguas en el lugar exacto en el que cayó Satanás tras crear el infierno. Allí en el purgatorio, Dante y Virgilio son atraídos por la música de Casella y amonestados por Cato, guardián pagano colocado allí por Dios. Son multitud de debates en los que ha sido objeto de estudio este personaje de Cato, ya que Dante nunca dejó claramente enfocado si su alma estaba destinada finalmente al cielo o al infierno. Esta parte de la obra que trata sobre el purgatorio tiene constantes alusiones a la tierra como una esfera, se discute sobre las estrellas y sobre las posiciones del sol, las distintas zonas horarias...etc., lo que demuestra el conocimiento de la tierra como redonda durante el alta edad media. La función del monte purgatorio, es purificar el alma de los que se lo merecen que ha vagado por el infierno, para así poder entrar al paraíso, vemos a Dante avanzar por este monte, junto a otros merecedores de la gloria pasar por cada aro, similar al infierno pero este más que un descenso es una ascensión.
“La gloria de aquel que todo lo mueve se expande por el universo y en unas partes resplandece más y en otras menos. En aquellas partes del cielo que más luz recibe, estuve yo, y tales cosas vi que el que desciende allá arriba no acierta a referir, porque nuestra inteligencia, al acercarse al total del conocimiento, profundiza tanto que la memoria no puede retroceder”[11]
Paraíso: Beatriz guía a Dante a través de las 9 esferas del paraíso. Se trata de 9 cielos esféricos concéntricos, en los que sin duda el autor pudo influenciarse por la obra cósmica de Aristóteles en la que también aparecen estas 9 partes.
Dante simboliza el paraíso con la capacidad de las almas de amar a Dios y por lo tanto, en función de ese amor, se establece una jerarquía celestial en la que el alma puede ir ascendiendo de uno a otro cielo superior. Destaca esta idea de un alma más desarrollada que otras en cuanto a su proximidad con Dios, y a diferencia del Infierno y del purgatorio que se basa en diferentes clasificaciones de pecado, en el paraíso se utilizan diferentes virtudes, conocidas como virtudes teológicas cardinales. En la entrada de el Paraíso, Virgilio quien lo acompañó a lo largo de todo su viaje, se detiene pues nunca conoció la fe cristiana por lo tanto no es digno de disfrutar la gloria divina, aquí llega Beatriz quien es la que lo guía a lo largo de su ascensión por los nueve cielos. Con el Paraíso termina la famosa obra poética, que al final es el resultado de un viaje imaginario que sufre el autor. “Dante puede ir penetrando gradualmente en la luz de Dios, percibe la forma del universo y la ley de amor que une todas sus partes. Contempla simbólicamente la divina Trinidad y el misterio de la Encarnación del Verbo, pero un súbito esplendor pone término a su visión espiritual.”[12] 
En conclusión podemos decir de el infierno que la forma creativa como el autor presenta los pecados que el hombre comete durante su vida es muy interesante, difícilmente creo que en algún libro imaginen de esta forma el destino del alma después de que su cuerpo muere. Éste diagnostico que se le hacen a los pecados, hace de una manera indirecta que el lector analice situaciones cotidianas que de pronto pasan desapercibidas, y en realidad tienen verdadera importancia dentro de nosotros y nuestro alrededor. Del Purgatorio podemos destacar la simbología tan exquisita que Dante manejaba podemos ver al infierno como un descenso a los confines más oscuros de la voluntad humana, mientras que el purgatorio lo vemos como una montaña representando la ascensión del espíritu humano, la purificación que precede a la gloria eterna. En el Paraíso podemos ver como la imaginación de Dante se desenrolla y alcanza su tope máximo, la forma en que describe los planetas y las estrellas es verdaderamente algo magnifico de leer, vemos como el hombre se redime totalmente de sus pecados y se le es enseñado el camino a la perfección total. La visión comprensiva que Dante poseyó del mundo, de Dios y de la historia se expresa en las páginas de "La Divina Comedia". El destino temporal y divino del hombre, que a los ojos del poeta se resuelve con una prístina claridad, fluye sinfónicamente en ese largo y tremendo deambular del poeta por las regiones infrahumanas. Su aspiración política a un imperio fuerte y único que ordenara la historia de los hombres y su ideal de felicidad eterna gracias a la adecuada conducción de una iglesia incorrupta son los dos móviles ideológicos reconocibles a lo largo y ancho de la obra. Es Virgilio, la voz temporal, la inteligencia humana que reconcilia el vigoroso saber clásico con la fe del cristianismo afán y meta renacentista. El poeta latino es quien entrega a Dante a Beatriz; ella es la fe, el saber de Dios, que lo ha de conducir a la dicha suprema, a la absoluta contemplación.

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Dolce_stil_novo
[2] http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20111026110026AAcnPn5
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Ciacco
[4] http://liteuni.blogspot.com/2011/12/literatura-medieval.html
[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Petrarca
[6] http://es.wikipedia.org/wiki/Ausi%C3%A0s_March
[7] La Divina Comedia, Dante Alighieri, Contraportada
[8] La Divina Comedia, Dante Alighieri, Canto III. Vestíbulo: Cobardía, Pagina 11.
[9] La Biblia, Mc 9.43–48
[10] La Divina Comedia, Dante Alighieri, Purgatorio, Canto I. Proemio del Purgatorio, Pagina 93.
[11] La Divina Comedia, Dante Alighieri, El Paraíso, Canto I. Proemio del Paraíso. Página 171
[12] http://www.servisur.com/cultural/dante/comediapar/indexbase.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada